viernes, 1 de abril de 2011

Terminar la carrera


"No solo los ganadores muestran lo que se necesita para ser exitoso"

En los Juegos Olímpicos de 1968 realizados en México, un grupo de espectadores esperaba en el Estadio Olímpico para ver la llegada del último corredor de la maratón.  Esperaron más de una hora después de que Mamo Wolde de Etiopía había ganado la carrera.
A medida que pasaba el tiempo el ambiente estaba oscureciendo y la temperatura descendía.  Parecía que ya había llegado el último corredor, por lo que las personas empezaron a retirarse, cuando de pronto se escucharon sirenas y pitos de la policía que venían hacia el estadio.  Mientras todos observaban, el último corredor hizo su entrada en la pista para recorrer el último tramo de los cuarenta y dos kilómetros.

El último corredor en llegar fue John Stephen Akhwari de Tanzania.  Cuando corría los últimos cuatrocientos metros, todos apreciaron que su pierna estaba vendada y sangraba.  En el transcurso de la carrera se cayó y sufrió una lesión, pero eso no lo detuvo.  El público que aún quedaba en el estadio se puso de pie para aplaudirlo hasta su llegada a la meta.

Al terminar la carrera le preguntaron por qué no se había rendido, si estaba lesionado y no tenía posibilidades de ganar una medalla, a lo que él respondió "Mi país no me envió a México para comenzar la carrera, me envió para terminarla"

Akhwari vió más allá del dolor del momento y mantuvo sus ojos en el cuadro completo; en la razón por la que estaba allí.  Perseveró hasta llegar a la meta.

Su meta es terminar la carrera; dar lo mejor de sus capacidades.

1 comentario:

  1. Excelente reflesion...
    Si empiezas algo debes terminarlo...

    ResponderEliminar